Ahora que entramos en los meses de calor, es cuando más nos damos cuenta de la molestia que nos puede suponer el sol y el exceso de claridad. ¿Cuál es el mejor remedio para proteger tu casa del calor, rebajar la temperatura y poder disfrutar de la jardín o la terraza? ¡Instalar un toldo en Sevilla! Con estas indicaciones, lo tendrás fácil para escoger el que mejor te venga.

Antes de nada

Además de saber la ubicación del toldo es imprescindible calcular bien las medidas del mismo, para asegurarnos de que contamos con una buena sombra que se adecue a nuestras necesidades. Hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Línea o ancho en paralelo a la pared
  • Proyección o despliegue del toldo abierto

Una vez controladas las medidas y decidida la ubicación, pasemos a investigar los diferentes tipos de toldo existentes.

El mejor toldo en Sevilla para tu casa

Para los balcones

En el caso de los balcones lo mejor es el toldo tipo telón. Es un sistema de brazos abatibles que se colocan en el tubo de caída y se fijan a la barandilla. Cuentan con dos posiciones: vertical, que proporciona cierta protección contra la lluvia y proyectada, que facilita la visión al exterior.

Y las ventanas pequeñas

Lo mejor es el toldo de capota, de forma semicurva o cuadrada. Se pueden elegir de dos tipos, fijos y móviles que pueden recogerse.

Para ventanas grandes y salidas a terrazas o jardines

El toldo más adecuado para esta ocasión es el de brazos articulados. Se trata de toldos enrollables y extensibles, que alcanzan hasta una inclinación de 90 grados y cubren hasta 4 metros cuadrados. Por otro lado sus brazos se pliegan bajo la lona y apenas ocupan espacio.

Toldos con cofre, ¡protección incluida!

Este tipo de toldo ofrece una autoprotección muy importante, ya que al cerrarse el toldo se recoge sobre sí mismo. Esto impide que el polvo y la humedad lo dañen.

¿Qué es mejor? ¿Lona acrílica o de PVC?

A la hora de elegir la tela de nuestro toldo hay que tener en cuenta el clima, la luz y la protección que necesitamos. Las lonas acrílicas resisten muy bien a la decoloración, y las de PVC son resistentes a los desgarros e impermeables.

El color importa

Aunque los colores oscuros absorben más luz y por lo tanto retienen más calor, es preferible una lona de color oscuro y gran gramaje, para que nos aisle mejor del sol y proyecte una mejor sombra.

¿Comodidad? ¡Sí, gracias!

Olvídate de la engorrosa manivela e instala un motor con interruptor o motor a distancia. También es posible automatizarlo con temporizadores o incluso sensores, de manera que se abran con el sol y se recojan solos con la lluvia o el viento.

Mantenimiento y limpieza de tu toldo

Atento a las condiciones meteorológicas. Si no dispones de un sistema de recogido automático, deberás cerrarla siempre que haya lluvia o vientos fuertes. Así evitamos daños en la estructura y en la tela.

No utilices productos de limpieza abrasivos o químicos. Deterioran el tratamiento impermeabilizante de la tela. Lo mejor es utilizar un cepillo de cerdas blandas o un trapo con jabón neutro.

Espera a que esté seco para recogerlo. Si está mojado es necesario que lo seques al sol antes de plegarlo, ya que la humedad puede provocar la formación de manchas o moho.

Recent Posts

Leave a Comment