Ahorro pasivo de energía

La energía solar pasiva trata de aprovechar el aporte directo de la radiación solar. Implica un diseño arquitectónico especial para maximizar el aprovechamiento energético. Los elementos más importantes son: fachadas dobles, orientación hacia el sur o superficies vidriadas. Gracias a ella podemos obtener iluminación y calefacción de forma sostenible, generando un importante ahorro energético.

La energía solar pasiva o bioclimática no utiliza elementos mecánicos extras para su producción, sino que se basa en el diseño, en los materiales de construcción y en el aprovechamiento de los recursos naturales.

Las ventajas

Protección solar

Es una energía renovable, que proviene de una fuente de energía inagotable tal y como es el sol. Es decir, la radiación solar siempre va a existir. Obviamente, dependiendo de la zona, clima o época del año se generará más o menos energía.
Es una energía totalmente respetuosa con el medio ambiente. Para producir este tipo de energía no se necesita ningún proceso de combustión, no soltando sustancias contaminantes a la atmósfera.
La energía solar pasiva es una energía de apoyo que puede ser muy beneficiosa en el hogar, proporcionando el alor necesario o complementario, reduciendo nuestra factura de luz o calefacción.